Diciembre llega con temperaturas suaves al Territorio EUROBIRD. Las borrascas del norte precipitan la llegada continua de las especies septentrionales que pasarán aquí el invierno, hasta la llegada de tiempos de mayor bonanza que les permitan el regreso hacia sus cuarteles reproductores. Entre todas las esperas hay una que, para los amantes de las aves, marca un antes y un después, se trata de la llegada de los Camachuelos Comunes (Pyrrhula pyrrhula). Este precioso fringílido no pierde ni un ápice de belleza en la intensidad de su plumaje durante el invierno. Otras aves buscan colores discretos fuera de la época de reproducción para pasar desapercibidos y evitar ser depredados, por suerte para nosotros no ocurre así con el camachuelo. Sin embargo su canto es muy discreto a diferencia de pinzones, verderones o jilgueros. Ahora tenemos la suerte de que los árboles pierden sus hojas, y al camachuelo le encantan las yemas de los sauces, por lo que habrá que buscarlo en las riveras, donde destacará el colorido de su plumaje.

En las gargantas de La Vera este año todavía no ha aparecido, sin embargo dando un paseo por la rivera de Alcorneo y las inmediaciones de La Codosera observo a los primeros ejemplares. Casi había perdido la esperanza de verlos en la jornada de hoy cuando aparece esa explosión naranja en los desnudos sauces de la orilla. Hay dos hembras, más discretas, y un llamativo macho que tranquilos a la aceleración de mi pulso me deleitan más de media hora hasta que se marchan en busca de otra tranquila arboleda. Todavía recuerdo la primera vez que los observé en el norte extremeño alimentándose de los frutos del serbal en una increíble nevada, como pasan los años…

Texto y Fotografía: Juan Pablo Prieto